8 de enero de 2020

PRESENTACIÓN

Queridos compañeros  y compañeras en la defensa del medio rural,

comenzamos el año con la campaña “NUESTRO MÉDICO SE QUEDA”, contra la reforma sanitaria rural que prepara la JCyL. Por resumiros, el documento marco que han presentado dice que se mantendrán los centros de salud y crearán unos pocos, muy pocos CRA (Consultorios Rurales Agrupados) en algunos pueblos. De ellos dependerán la inmensa mayoría de consultorios rurales, a los que llaman Consultorios de Proximidad (C-PROX). 


En estos consultorios de proximidad no habrá consulta semanal programada, es decir, no irán ni médicos ni enfermeras a las horas de consulta en horario establecido, tal y como sucede ahora. Los profesionales sanitarios sólo acudirán al consultorio previa cita concertada o a petición (telefónica, telemática…) del paciente.

En resumen, se llevan los médicos y enfermeras de los pueblos. Desde la Junta, el PP y Cs, quienes perpetran esta salvajada contra el medio rural, se esfuerzan en decir que no se cerrarán consultorios pero, por mucho que se empeñen en engañarnos, la realidad es tozuda: un consultorio médico sin médico no es un consultorio. Además, demuestran tener mucha cara, porque los consultorios locales no son titularidad de la JCyL, sino de los ayuntamientos, por lo que no tienen potestad para cerrarlos, pero sí para despojarlos de profesionales y someterlos al abandono y la inutilidad.

En cuanto a los pueblos donde sí hay centro de salud, o aquéllos poquísimos (de cierto tamaño, en todo caso) que puedan ser agraciados con la creación de un CRA, tanto unos como otros se verán afectados de manera clara y directa, ya que los médicos rurales (y el personal de enfermería, claro) están adscritos a centros de salud, que verán mermadas sus plantillas y reducida su acción comarcal, o sea, que cuando quitan médicos de los municipios pequeños (casi todos), quitan necesariamente médicos de los actuales centros de salud y despojan a nuestros territorios de uno de los servicios más esenciales para que nos mantengamos en los pueblos. Por supuesto, no hay mayor incoherencia que hablar de lucha contra la despoblación rural y agredirnos de una forma tan brutal.

Es fundamental hacernos ver y oír, y que se escuche a los pueblos. Así que arrancamos el año colocando pancartas en los pueblos, con el lema NUESTRO MÉDICO SE QUEDA.